Patria Exacta

Espacio de opinión pública y polìtica para las nuevas generaciones

África China El Salvador General

¿China ve en El Salvador una nueva África?

Spread the love

La República Popular de China practica, ya desde años, en África la que algunos analistas han llamado «diplomacia de chequera» o «de edificios» . En otras palabras, el Dragón invertiría en estructuras gubernamentales y en la formación de altos líderes africanos.

¿Para qué? Simple: en caso de necesidad, futuros desacuerdos internacionales, votaciones globales, etcétera, los países que se benefician de la lluvia de yuanes deben apoyar las decisiones de Pekín. Y parece más que justo y merecido; según un informe del Heritage Foundation, de 1996 a 2020 las empresas chinas construyeron o renovaron al menos 186 edificios gubernamentales africanos. Por lo tanto los países que han recibido la ayuda china sabrán recompensar al fiel aliado asiático poniéndose «del lado correcto». Pero sobre todo dando la espalda a EE.UU. en asuntos internacionales estratégicos, más que todo en la ONU.

Mejor que Bukele aliste y adoctrine sus funcionarios a dormir la conciencia en aras del interés internacional de… Pekín.

La estrategia china ya ha funcionado en el pasado y, con toda probabilidad, seguirá siendo eficaz en el futuro. Hace un año, por ejemplo, Burundi – estamos hablando del quinto país menos desarrollado del mundo – ha tenido el placer de inaugurar un edificio presidencial valorado en 22 millones de dólares.

En Zimbabwe – nación que, debido a la emergencia COVID19, tuvo que hacer frente a una contracción económica de aproximadamente el 8% – Por el contrario, ha puesto el foco en un edificio parlamentario de seis plantas de hasta 100 millones de dólares, que aún está en fase de construcción.
En Liberia – noveno país menos desarrollado del mundo – se enfrenta a la reestructuración del propio palacio gubernamental, que debería incluir nuevos edificios y complejos ministeriales. ¿Coste total? 66 millones de dólares. Es más del 2% del PIB nacional.

El interés personal no es lo único. Los beneficiarios de China también tienen una exigencia estructural: en la mayoría de los casos, el Gigante asiatico es el único prestamista disponible para países que, de lo contrario, no recibirían préstamos de ningún otro. Sin duda el principal interés del Dragón es el desarrollo de sus socios…

Hace poco el periódico Le Monde ha desvelado la otra cara de la medalla de la diplomacia de los edificios chinos. En 2012, en Addis Abeba, China ofreció a África la sede de la Unión Africana, una estructura moderna y funcional. Desde los ascensores hasta los controles, todo en el interior del edificio era de marca hecho en China. En 2017 algunos informáticos descubrieron un hecho inquietante: los servidores del edificio, que contenían datos confidenciales, se desviaban regularmente a otros servidores, pero situados en Shanghai. Dicho de otro modo, y según la investigación de Le Monde, los ingenieros chinos dejaron deliberadamente en el sistema informático de la estructura nada menos que una puerta trasera directa capaz de dar acceso a todos los intercambios internacionales de la Unión Africana.

Parece que a Bukele le tocará hacer el remake de la famosa película «África Mía», de Robert Redford y Maryl Streep. Ya estará imaginando las mega exportaciones hacia los riquisimos mercados del Continente Negro.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creative Commons License
Except where otherwise noted, website by Patria Exacta is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.