Patria Exacta

Espacio de opinión pública y polìtica para las nuevas generaciones

El Salvador General

Con las Maras solo se pacta

Spread the love

El Ministerio del Interior de Italia y las oficinas del Antimafia saben que hay lazos entre el Cártel de Sinaloa, los Zetas y otros con la mafia calabresa, la `Ndrangheta. Esta última es una de las organizaciones criminales más fuertes de Europa y en el mundo.
Las maras salvadoreñas trabajan muy bien con Zetas y Cártel de Sinaloa. La ecuación que sale es muy sencilla.

Desde el gobierno de Francisco Flores (ARENA) hasta el actual de Nayib Bukele, los mandatarios nos van vendiendo exitosas campañas para detener el cáncer de las pandillas. Y cuando publicaban los datos alentadores de bajas de homicidios, unos bien sabíamos que eran el fruto de acuerdos con los grupos criminales. Lo eran antes, como se demostró, y lo son ahora con Bukele y su parafernalia propagandística.
¿La prueba? La lógica. El FBI son años que lucha contra las maras salvadoreñas y los resultados no han sido muy alentadores. Ni hablar de los carteles mexicanos que son también parte de la sobreestructura criminal donde se mueven las maras. Son guerras perdidas desde el principio. El dinero que la criminalidad genera entra en el ciclo productivo de los países y en el bolsillo de unos políticos.

La criminalidad organizada es especular al sistema, a cualquier ése sea.

Aterrizamos en El Salvador. Se habla de 100 mil miembros de maras. Pongamos familiares que viven o se aprovechan de ellos. Llegamos a unos 500 mil. Electoralmente un discreto partido político. Es decir, sin el voto de ellos no se ganan elecciones. Y, la regla de oro de toda organización criminal es apoyar siempre al ganador. Porque es con él que tendrán que lidiar y pactar.

La simple existencia de la delincuencia de la pandilla es un multiplicador de ingresos tanto en el privado como en el público. Las empresas necesitan seguridad así darán trabajos en países donde escasea el empleo. Comprarán más tecnología para protegerse. El Estado aumentará sus oficiales de seguridad pública, más empleos, más votos. De toda manera no paga el presidente de turno sino la población. El dinero circula. Y se considera un índice positivo.

¿Los asesinados?
Son un problema de imagen. Entonces gastamos dinero público para publicitar campañas de contención del crimen. Dinero sigue circulando. Luego, pactar con las pandillas: el gobierno no incidirá en su estructura a cambio de unos pantallazos qué vender a la opinión pública nacional e internacional. Pide que los homeboys regulen sus cuentas sin mucha bulla, entreguen unos cuantos, se porten en las cárceles, no se den color. Con dichos requerimientos hasta ayudan a las mismas pandillas que dejan agarrar miembros que ya no les sirven o que hasta les molestan. Y el dinero sigue circulando.

Por cada renta cobrada se pagan alquileres, zapatos, pizzas, celulares, ropa, se compran casas, carros. El dinero vuelve a su círculo positivo.

¿Más presos? Más empresas, cercanas a políticos, o amigos de ellos, para darles de comer. ¿Más Ejercito y policias? Más sueldos, más familias agradecidas con el gobierno. Más armas, más empresas felices con el presidente por sus generosas compras.

¿Una verdadera guerra a las pandillas a quienes beneficiaria? A nadie. El pueblo es nadie. El poder de número, de fuego, económico y de apoyos internacionales hace que las maras, puestas a la pared, desencadenen un infierno sin precedentes. ¿Qué haríamos con un policía cada 10 pandilleros? Y una guerra así hace huir las inversiones y tumba el mercado. No conviene. A nadie.
Se llama lógica. La que también por este triste gobierno, ha sido manoseada y tergiversada.

En los medios gubernamentales seguirán desfilando arrestados entre proclamas victoriosos de la bancada cyan y sus lacayos. Para mientras las maras dan las gracias. Y con ellas todo el círculo virtuoso de la economía de mercado.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creative Commons License
Except where otherwise noted, website by Patria Exacta is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.